Primavera en Sídney

Déjate sorprender por los alucinantes parques nacionales, las diversas galerías de arte, las increíbles playas y un multiculturalismo que agrega color y vitalidad a los barrios de esta ciudad.

Sídney es la ciudad más poblada y uno de los destinos más famosos de Australia y Oceanía, tanto así, que muchos la confunden con la verdadera capital, que es Canberra. 

A pesar de ser una de las ciudades más caras del mundo, está clasificada en el décimo lugar en términos de calidad de vida, convirtiéndola en una de las ciudades más habitables; con gran oportunidad económica, y con fortalezas en finanzas, manufactura y turismo.

En Sídney siempre hay algo interesante que hacer, desde su soleada costa llena de playas y naturaleza salvaje, hasta el transitado centro…pasando por sus increíbles paisajes, zonas de bosques, sitios arqueológicos aborígenes, barrios con ambiente bohemio y diversos parques nacionales. 

Además de ser un lugar donde todo funciona de manera prolija y ordenada, lo que más destaco de Sídney, es que puedes perderte en la naturaleza estando a solo minutos de la ciudad; puedes deleitarte con sabores de Asia, Europa o América, ya que es una de las ciudades más multiculturales del mundo; y practicar diferentes deportes al aire libre, como surf en las playas de “Bondi”, caminatas en el “Royal National Park” o escalada en las rocas de “Blue Mountains”. 

Comencemos recorriendo la ciudad... 

  • Cómo no comenzar por una de las construcciones más famosas de esta ciudad: la Ópera de Sídney...una verdadera obra maestra de la arquitectura del siglo XX, que está conformada por una serie de grandes conchas prefabricadas. Fue declarado Patrimonio de la Humanidad en el año 2007 y se dice que ni el mismo arquitecto se imaginaba cómo quedaría plasmado su diseño. Durante más de 20 días en los meses Mayo y Junio, Sídney celebra el Vivid, donde se ilumina la ciudad con proyecciones  de colores y la Ópera es uno de los más increíbles.

(Abierta todos los días de 9am a 5pm. Los tours parten cada 30 minutos; puedes llegar en cualquier autobús, tren o ferry que te lleve a Circular Quay). 

  • Muy cerca del Opera, y en medio de la ciudad, está inserto el Real Jardín Botánico de Sídney, un lugar al que podrías ir una y otra vez debido a la impresionante diversidad de naturaleza que puedes encontrar. Aquí hay plantas de todo el mundo, como el jardín de begonias, el de camelias o el herbario. Además, se puede ver un jardín oriental con especies de China, Japón, Tailandia, Vietnam, Corea y Bután.

(Abierto todos los días de 7am a 8pm de noviembre a febrero, hasta las 6.30pm en marzo y octubre, hasta las 6pm en abril y septiembre, hasta las 5.30pm en mayo y agosto y hasta las 5pm en junio y julio). 

  • Otro gran ícono de Sídney, es el Puente de la Bahía de Sídney (The Bridge), que atraviesa toda la bahía conectando el centro de la ciudad con la costa norte. Tiene una longitud final de 1149 m y no sólo tiene ocho carriles para los más de 200 mil autos que pasan por él diariamente, sino que además cuenta con dos líneas de ferrocarril para el tren y una ciclovía para los pedaleros.
  • A solo media hora del centro nos encontramos con el Parque Centenario (Centennial Park), el mayor parque de Sídney, que fue construido en tierras pertenecientes al pueblo aborigen e inaugurado en 1888. Actualmente, es el hogar de cientos de especies, como patos, pelícanos o zorros voladores (murciélagos de gran tamaño que solo se encuentran en Australia) y que viven en estado salvaje.  
  • Y para terminar el día...Newtown, es el lugar perfecto. Es un suburbio bohemio, repleto de bares con muchos ambientes, grafitis y tiendas de segunda mano y se encuentra a solo 10 minutos en tren desde el centro. Si te gusta la fiesta, este es el lugar indicado. Si buscas un lugar para ir a comer o tomar algo, también encontrarás muchas y muy buenas opciones sobre su calle principal King Street. Mi lugar favorito es el “Italian Bowl”, un clásico restaurante italiano que cuenta con mesas compartidas y con el mejor risotto que he probado. 

Tiempo de ballenas 

Desde finales de abril las ballenas francas australes viajan a las aguas más templadas de la zona de cría, en las costas de Australia Meridional y Victoria. Mientras tanto, las enérgicas ballenas jorobadas continúan más el norte, hacia aguas tropicales más templadas, a lo largo de la costa occidental y oriental. Lo que significa que entre mayo y noviembre, podrás ver a estos majestuosos mamíferos en los diferentes lugares de avistamiento a lo largo de la costa australiana.

Atardecer en la “Coastal Walk”

La caminata de Bondi a Coogee es quizás la ruta de senderismo costera más famosa de Sídney. Personas de todo el mundo y de la zona local, llegan hasta aquí todos los días para practicar surf y disfrutar de las mejores playas de la ciudad, además de las  impresionantes vistas al océano, parques, cafeterías y restaurantes que se encuentran en el camino hasta Coogee. 

La caminata comienza en Bondi (que se encuentra a solo 20 minutos del centro de la ciudad) pasa por la playa “Tamarama”, “Bronte”, “Clovelly” y finalmente “Coogee”, y cada una de estas playas tiene una belleza única y especial.

En invierno, este es un gran punto de observación para ver ballenas jorobadas que realizan la migración anual a lo largo de la costa. 

Caminata Real  

El Parque Nacional Real (Royal National Park) es un lugar completamente sorprendente. Su nombre original era Parque Nacional, pero fue renombrado en 1955 después de que Isabel II, Reina de Australia, pasó en el tren durante su gira de 1954. 

Además de ser el hogar de cientos de animales como wallabies, possums y diferentes aves, este parque cuenta con 11 playas y maravillosos atractivos naturales. Algunos de ellos son las famosas “8 pools” (piscinas naturales) y el “wedding cake rock” (formación rocosa parecida a un pastel de novia). 

El parque está protegido y se encuentra a solo 30 kilómetros al sur de Sídney. Hasta aquí puedes llegar en tu propio auto o bien, usar el tren hasta la estación “Otford” o “Cronulla” y luego tomar un ferry hasta Bundeena. 

El paseo más popular aquí es el “Coastal Walk”, que bordea este parque y ofrece vistas excepcionales al océano y a los acantilados. El recorrido tiene una extensión de 30 kilómetros que implica caminar desde Bundeena a Otford, o viceversa, y se recomienda realizarlo en dos días. Hay espacios para acampar en “Bonnie Vale”, “North Era” y “Uloola Falls”. Estos son los únicos lugares donde se permite acampar dentro del parque, y están regulados con un sistema que requiere la reserva previa de un sitio. 

Un lugar para destacar es la playa de Wattamolla, ubicada a mitad de camino a lo largo de la costa, ya que tiene una gran extensión de arena, playas tranquilas y excelentes miradores para probar suerte y observar ballenas. 

El parque cobra una tarifa de acceso de autos, pero es gratis para las personas que llegan a pie. La entrada al parque cuesta $12 AUD por vehículo al día. El parque tiene múltiples puntos de entrada.

Recorriendo las Montañas Azules 

Esta región con más bellezas naturales de las que podrías imaginar, fue escogida por la Unesco para formar parte del Patrimonio Mundial. La neblina azul que da nombre a estas montañas, proviene del fino rocío de aceite que exudan los enormes eucaliptos que cubren como un manto este paisaje, formado por valles profundos y muchas veces inaccesibles. 

Las estribaciones llegan a 65 km de Sídney y se elevan hasta un altiplano de arenisca a 1100 m de altura tajado por múltiples valles de piedra erosionada a lo largo de miles de años. La región posee ocho áreas de conservación, incluido el Parque Nacional Blue Mountains que ofrece paisajes realmente alucinantes, senderos excelentes, cascadas, bosques de eucalipto, grabados aborígenes y un sinfín de flora y fauna nativa. 

Aunque el lugar se puede visitar en un día desde Sídney, es recomendable pasar al menos una noche para poder ver varias de sus poblaciones, hacer una caminata y comer en uno de sus ricos y acogedores restaurantes. En las montañas suele hacer bastante frío todo el año, por lo tanto hay que llevar ropa de abrigo. 

De las múltiples caminatas posibles, una de las más visitadas es en el mirador de las “Three Sisters”, que son tres agujas rocosas con casi mil metros de altitud.

Famosa entre playas

A un poco más de una hora en auto o en bus desde la ciudad, la playa de Palm Beach es un lugar exclusivo en el largo tramo de playas del norte de Sídney. Está ubicada en el extremo de una larga península, en donde de un lado se puede practicar surf, y del otro, se encuentran las tranquilas aguas de “Pittwater”.

Desde el famoso faro de “Barrenjoey”, que se encuentra ahí mismo y que fue construido en la década de 1880, se puede observar el Parque Nacional de Ku-ring-gai Chase y Broken Bay, o contemplar un hermoso atardecer en la asombrosa costa norte de Sídney en su totalidad.

Naturaleza en los barrios

El “Lane Cove National Park”, de 600 hectáreas, es el parque más cercano al centro de la ciudad. Está rodeado por los barrios de la costa norte y es ideal para realizar varias caminatas de longitud mediana. Alberga decenas de animales, incluidos algunos sapos y búhos en peligro de extinción. 

En el río Lane Cove hay un cobertizo donde arriendan botes y kayaks para recorrer el parque, sin embargo, no es recomendable bañarse. También se puede pasear en bicicleta y acampar, y hay algunos sectores accesibles para silla de ruedas.

El clima 

Sídney tiene un clima soleado de estilo mediterráneo durante todo el año, con más de 340 días de sol al año. Los veranos son tibios a calurosos y los inviernos son templados, con precipitaciones que se distribuyen durante todo el año. En verano (diciembre a febrero), la temperatura máxima promedio es de aproximadamente 26 °C y esta época también puede ser muy húmeda. La temperatura máxima promedio en los meses de invierno (junio a agosto) es de unos 16 °C, pero con días bastante soleados. Las lluvias en Sídney son más frecuentes entre marzo y junio. 

La mejor época para recorrer esta ciudad y cuando cobra mayor vida es en primavera (septiembre a noviembre). Los días son más cálidos y la humedad no es tan alta como en verano. La media de temperaturas diarias varía entre 11 °C y 23 °C.

Moverse

Sídney cuenta con una buena red de autobuses urbanos y una línea de tranvía que bordea la franja litoral. Si te gusta pedalear, la bicicleta resulta práctica para moverse por el centro y por algunos sectores de la ciudad. Tren, barcos y autobuses de largo recorrido alcanzan parques nacionales más alejados como el Royal, las playas como Palm Beach y las Blue Mountains.

10 Datos curiosos de Sídney

  1. Es la quinta ciudad más cara del mundo
  2. Se encuentra entre las quince ciudades más visitadas del mundo.
  3. Planea ser una ciudad sustentable para 2030. 
  4. En el año 2000, la ciudad se dio a conocer al mundo acogiendo los Juegos Olímpicos. 
  5. Es una de las ciudades más multiculturales del mundo (probablemente veas de todo menos australianos).
  6. La ciudad queda casi vacía a las 8 pm (aquí el día comienza muy temprano...5 am).
  7. Hay multas para todo (no se te ocurra cruzar la calle viendo el teléfono).
  8. El Harbour Bridge se conoce cariñosamente como “el perchero” por su particular forma arqueada.
  9. La playa de Bondi, es una de las más famosas del mundo.
  10. Construir la Opera House acabó costando 14 veces más de lo planeado y tardó 10 años más de lo previsto.

Créditos fotos: Vicente González y Antonia González

 
300x300 outside
 
 

Banner