Orgánico Regenerativo, el nuevo paso en la sostenibilidad de Patagonia

La marca con sede en California lleva 24 años apostando por el algodón orgánico y hoy apoya una de las certificaciones con más altos estándares de la agricultura en el mundo.

Encontrar una solución concreta que ayude al cuidado del medio ambiente en medio de una crisis climática mundial sin precedentes, es un camino desafiante que Patagonia, la marca de equipamiento outdoor, tomó con un gran compromiso y que asumió bajo el alero de su misión de salvar el planeta Tierra. Es así que se sumó a la apuesta por la agricultura sostenible.

La agricultura orgánica regenerativa podría ser una de las formas para ayudar a detener el cambio climático, ya que los métodos empleados hasta ahora por la agricultura tradicional pusieron al mundo en jaque. Actualmente, y según señala el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), órgano internacional encargado de evaluar el estado de los conocimientos científicos relativos al cambio climático, un informe del 2019 estableció que el uso de la tierra para fines agrícolas, silvícolas y de otra índole “supone el 23% de las emisiones antropógenas de gases de efecto invernadero”. Así, la degradación de los suelos disminuye su capacidad de producir recursos, impactando, a su vez, el suministro de alimentos.

En este escenario, los métodos orgánicos regenerativos construyen suelos saludables y ayudan a devolver el carbono al suelo, convirtiéndose así en un método de cultivo que tiene potencial de cambiar la forma en que producimos alimentos y fibras y restaurar la salud de nuestras tierras y clima.

Patagonia en pos de la agricultura sostenible

Con la mente en que el cuidado de los suelos, en 2017, Patagonia apoyó el establecimiento de la Certificación Orgánica Regenerativa, una certificación de agricultura holística cuyos pilares son el bienestar animal basado en pastos, la equidad para los agricultores y trabajadores, y requisitos sólidos para la salud del suelo y el manejo de la tierra. En esta línea además, es importante instalar herramientas para crear sostenibilidad, es por eso que tiene un fuerte foco de capacitación de agricultores y consumidores para forjar un sólido futuro de una mejor agricultura.

Esta certificación se estableció un año después y luego, en 2019, se realizó un programa piloto para probar el estándar en operaciones agrícolas reales en todo el mundo. El objetivo de esta iniciativa fue recopilar las observaciones de los participantes para mejorar el proceso y los criterios del estándar. Una vez completado, la Certificación Orgánica Regenerativa, que cuenta con altos estándares, aumentará el número de certificadores aprobados y de empresas que cuenten con la aprobación, promoviendo así una agricultura sostenible a nivel global.

En esta misma línea, en 1996 Patagonia comenzó a utilizar exclusivamente algodón orgánico en su línea de ropa, llevando así sus esfuerzos agrícolas a otro nivel, un paso que alcanzó nuevos ribetes y que se concreta actualmente en 150 granjas de pequeña escala en India que utilizan prácticas orgánicas regenerativas para cultivar algodón.

Macarena Sánchez, Directora de Marketing de Patagonia Chile, señala que “vivimos en un contexto donde la problemática por cuidar nuestro planeta y sus suelos se hace más urgente día a día y nuestra misión cobra sentido cuando somos un aporte en esta carrera. No buscamos simplemente reducir nuestro impacto, sino que estamos trabajando para ser un impacto positivo e inspirar a otras personas a sumarse a este desafío. En ese sentido, la agricultura orgánica regenerativa es uno de esos caminos ya que no solo permite cultivar alimentos sino también fibras textiles, como es el caso de la prueba que estamos realizando con el Algodón Piloto de la Certificación Orgánica Regenerativa”.

El futuro de Patagonia llama a una revolución sostenible que implique el lanzamiento de ropa y alimentos con certificación orgánica regenerativa a medida que avanza el programa piloto en los próximos años. La base de esta labor es creer que es posible cultivar alimentos y fibra en armonía, para hacer que nuestra tierra sea más fértil. No se trata solo de hacer menos daño, sino de causar un impacto positivo.

Conoce más sobre este tema: https://cl.patagonia.com/pages/organico-regenerativo

Celebra el Día del Padre con documental y live de cocina con Ramón Navarro y su hijo Inti

La marca outdoor festejará reestrenando a nivel digital el documental “El Hijo del Pescador” que cuenta la vida del activista, surfista y embajador global de la marca Ramón Navarro. Además, hará un live especial para cocinar junto a su hijo una de sus recetas preferidas.

Patagonia invita a celebrar el Día del Padre con entretenidos panoramas que puedes hacer desde tu casa. Este jueves 18 de junio y a través del sitio web de la marca outdoor se hará un reestreno a nivel digital del documental “El Hijo del Pescador”, una producción que cuenta la historia del surfista, activista y embajador global de Patagonia, Ramón Navarro y que también invita a profundizar en el vínculo entre un padre y un hijo cuya unión va mucho más allá del lazo sanguíneo y se mezcla con el gran amor que ambos tienen: el mar. 

Nacido y criado en Punta de Lobos, Ramón encuentra su pasión en medio de olas grandes, convirtiéndose en uno de los surfistas más reconocidos del mundo. Es una historia de vida que inspira y que se inició en medio del oficio de pescador que su padre le heredó: “es una etapa muy emotiva que pone las raíces de toda mi vida ahí en la pantalla y yo creo que también me ha servido mucho para motivar a la gente que no por partir muy abajo no puedes llegar arriba” dice Ramón.

Así Ramón pasa gran parte de su vida viajando por el mundo, compitiendo y surfeando olas grandes en distintos rincones, logrando grandes reconocimientos como descubrir y domar las rompientes en Iquique, conseguir el primer lugar en la competencia Quiksilver Ceremonial Big Wave y surfear en Fiji una de las olas más impresionantes de las que se tenga registro. Son precisamente algunos de los grandes logros deportivos los que recuerda el documental desde la voz de surfistas de la elite mundial como Kohl Christensen, Greg Long, y Dave Wassel entre otros.

Pero sus logros no solo son deportivos, sino que también se extienden a la protección de la cultura y el medio ambiente de la costa chilena, siendo uno de sus últimos proyectos la denuncia de la industria salmonera en el sur de Chile a través del documental Estado Salmonero.  A horas del reestreno de “El Hijo del Pescador, Ramón dice que “tenía este gran sueño de potenciar Punta de Lobos y el documental fue hecho con esa causa. Es un orgullo gigante participar y poder contar la historia sobre todo con mi viejo y con mi abuelo que estaban participando también”.

Y como las aventuras comienzan en casa, Ramón celebrará y de forma especial el día del Padre este jueves 18 de junio a las 7pm en una versión especial de Charlas en el Refugio llamado “Cocina en el Refugio”. Allí preparará un pescado con verduras salteadas, una de sus recetas favoritas, y lo hará junto a su hijo Inti de 10 años, quien será el encargado de hacer el postre: galletas integrales bañadas en chocolate.

Cocinar es solo una de las tantas cosas que Ramón realiza con su hijo, con quien tiene una cercanía muy especial: “yo tengo una relación tan potente con él desde el día 1. Me lo llevo a surfear, a bucear, a pescar, a la construcción. Hacemos todo juntos. Yo creo que hoy en día hay que tener esa conexión con los niños desde muy pequeños. No hay que simplemente desconectarse y dejarlos con la tecnología, con el teléfono, con videojuegos o televisión. Sino que hay que tener algo más real que le quede para toda su vida” dice el surfista. Para conocer los ingredientes de las recetas y así cocinar junto a Ramón e Inti, debes ingresar a la cuenta Instagram de Patagonia.

La invitación a ambas actividades busca estrechar los lazos padre e hijo y, tal como dice Ramón, “motivar y despertar ese cuidado y conexión con la naturaleza”.

Revisa el tráiler de “El Hijo del Pescador”: https://www.youtube.com/watch?v=uYlB7hYqOQo&feature=youtu.be

Correr en el lugar más lindo del mundo - Corriendo por el Parque Nacional Torres del Paine

¿Te imaginas corriendo por una maravilla del mundo? Eso es lo que los participantes de la Patagonia International Marathon y el Ultra Paine viven en cada una de sus ediciones, ambas con 8 y 6 años de experiencia.

Las ediciones 2019 de Patagonia International Marathon y de Ultra Paine se vivieron el 7 y el 28 de septiembre, respectivamente. Ambas competencias llevan a sus corredores hasta el Parque Nacional Torres del Paine, donde pueden disfrutar de una carrera única en este épico marco natural.

“Nosotros partimos en 2004 con Patagonia International Race, que se desarrollaba por toda la región. Era una carrera que duraba hasta 10 días. Así tuvimos casi una década previa a empezar en 2012”, explica Stjepan Pavicic, creador y promotor de Patagonia International Marathon y Ultra Paine.

“Cuando pusimos el maratón, teníamos una región enorme para elegir la locación. Elegimos esta zona justamente porque, aparte de los paisajes impresionantes que tiene, hay un poco más de logística. Empezamos con el maratón, que es por la calle, pero queríamos dar un paso más y llevar a la gente a los senderos de aquí. Desarrollamos esta ruta que se ha ido consolidando. Este sería, creo, el primer año donde repetimos casi la misma línea de carrera. Eso nos ayuda porque sabemos donde están los puntos críticos donde se ha perdido gente, donde puede ser más complicado, donde hay un puente que hay que reparar. Lo otro que tiene esta línea de carrera, es que es relativamente segura, no tiene pasos técnicos, y además, tenemos accesos permanentemente. Entonces, aparte de lo escénico que tiene eso, es amistoso”, agrega el creador.

Patagonia International Marathon

Es un evento de Running que se desarrolla desde 2012 en la Patagonia chilena. Desde sus inicios la carrera ha convocado a competidores de más de 50 países que viajan a la provincia de Última Esperanza buscando correr en uno de los entornos más bellos y donde la naturaleza se presenta de forma más prístina.

Durante la edición de 2019, 500 corredores de 35 países tuvieron la oportunidad de participar en esta carrera que culmina en el Hotel Serrano, con el espectacular macizo a plena vista. La carrera contempló pendientes de asfalto y maicillo, que estaban distribuidas en las distancias 10k, 21k y 42k.

La carrera comenzó cuando se dio el vamos a los 42 kilómetros. Los ganadores de esta edición, donde el 73% de los participantes fueron extranjeros, se distribuyeron entre hombres y mujeres en las diferentes distancias.

En los 42 kilómetros, la canadiense Cosette Lemelin se consagró como ganadora con un tiempo de 3:16:36, estableciendo una nueva marca femenina en esta distancia para el Patagonia International Marathon. Por otro lado, el francés Eskilah Ghomrani ganó en la división masculina completando la distancia en 3:09:02.

Al medio día, los participantes de los 21K comenzaron su carrera. En esta distancia los ganadores fueron Luz Rodríguez y Lucas Báez. La estadounidense llegó primera entre las mujeres con un tiempo de 1:44:43, mientras que el argentino alcanzó el primer lugar con 1:15:04, respectivamente.

Luego, los 10K tuvieron como protagonista a Brasil, con Daniele Prado, que completó la distancia en 48:34 en categoría mujeres, mientras que en hombres, Marcelo Lorenzi terminó la carrera en 39:03.

“Nuestro desafío es crecer en el volumen de corredores, pero tampoco debe ser un crecimiento así no más, sino que deben ser corredores que estén preparados para afrontar estos desafíos. Nuestra búsqueda va a seguir siendo internacional, seguimos tratando de que la convocatoria sea global. No nos conformamos con que vengan solo corredores nacionales o de los países más cercanos. Queremos seguir enfocándonos en lo internacional”, dice Stjepan.

Ultra Paine

El Ultra Paine es una carrera de Trail Running que, desde 2014, ha convocado a competidores de más de 35 países. En su 6° edición contó con las distancias de 14k, 35k, 50k y 80k. En esta competencia, el clima y la topografía del lugar juegan un rol preponderante, siendo para los participantes, una competencia más extrema.

Se dio la partida para los 80 kilómetros. Esta distancia tuvo como ganador al chileno Daniel Vásquez, con 9:38:28.6. En el caso de las mujeres, fue la mexicana Rocío Alcocer quien cruzó primera, con 13:42:09.9 y un 11° lugar en la general.

Los 50K tuvo al venezolano Luis Chávez como ganador, llegando a la meta en 5:03:45. Mientras que, en el caso de las mujeres, la costarricense Andrea Piedra terminó la carrera con  6:11:25.8 y un 5° lugar en la general.

Una hora más tarde comenzaron los 35K. En esta distancia se alzaron como ganadores la chilena Carolina Pincheira, con 4:05:30.8, y el brasileño Lucas Riberio, con 3:19:04.5.

Siguieron los 14K, donde la chilena Camila Ramírez llegó primero con 1:23:38.5, junto al colombiano Jeferson Valderrama, con 1:16:43.2.

“Estamos muy contentos con el resultado. Venimos empujando a que esto sea un evento internacional y se ha notado”, dice Stjepan. “Tener corredores de 25 países es un orgullo. Felices por ver a los corredores felices, llevándose una experiencia inolvidable”, concluye.

Cuadro:

La 7° edición de esta competencia se vivirá el próximo 26 de septiembre de 2020 y las inscripciones ya están abiertas. Se repetirán las distancias para quienes deseen llegar al sur del parque nacional, en el hotel Río Serrano.

013A0731 min 1

013A2169 min 1

013A2414 min 1

013A8825 min 1

Golondrinas en el Desierto

No importa el frío, el calor, ni la sed. Para estas pequeñas niñas scouts del norte de Chile, todo es posible. Y nada detiene su vuelo.

Al hablar del norte de Chile se piensa, sin dudar, en paisajes áridos con poca vegetación. Aquello es igual a escasez de agua y sombra, lo cual es indispensable al momento de realizar actividades al aire libre. Pero quienes viven el escultismo en esa parte del país, saben que nada es imposible.

Así lo demuestran campamento tras campamento las Guías y los Scouts de las regiones de Arica y Parinacota, Tarapacá, Antofagasta y Atacama, que sin importar las dificultades para realizar una acampada en el desierto, lo hacen algo habitual.

Campamento sustentable

Entre el 27 y 29 de septiembre, alrededor de 350 personas, entre participantes y adultos acompañantes, vivieron una experiencia inédita en nuestro país: el primer campamento sustentable y, además, en la región de Antofagasta, en el Parque Juan López.

A esta experiencia viajaron niñas de Iquique y Calama pues, para ellas, celebrar los 25 años que cumplen las golondrinas –niñas entre 7 y 11 años que forman parte del Movimiento Guía y Scout de Chile- era una oportunidad única, y qué mejor forma de hacerlo que llevando las enseñanzas sobre el cambio climático hasta acá.

Para esta instancia, el equipo organizador y las participantes se prepararon previamente para enfrentar uno de los mayores desafíos: el clima. “Es un poco complicado porque de día hace mucho calor y de noche mucho frío, pero si te preparas bien, se pasa súper bien”, comenta Valentina Ramírez, golondrina del Grupo Intichigen. “Lo más difícil es llevar mucha agua para no tener sed y así no enfermarnos debido a las altas temperaturas”, agrega. Es por esto que el apoyo de todo el equipo es fundamental para su buen funcionamiento.

Así lo entendió el equipo organizador de este campamento sustentable, encabezado por Gabriela Morales. “Fue mágico celebrar los 25 años de la Rama Golondrinas en un evento como este. Todas las niñas que participaron quedaron empoderadas con el cambio que debemos hacer para cuidar nuestro planeta, el cambio que debemos hacer como seres humanos”, relata Gabriela.

Y continúa: “son instancias que debemos aprovechar al máximo con nuestros niños, niñas y jóvenes, pues ellos son agentes de cambio, promotores de un mundo mejor. Me siento feliz y orgullosa de haber liderado este equipo y formado parte de este gran evento que permitió crear conciencia en las niñas”.

El campamento sustentable contó con el apoyo de la Seremi de Medio Ambiente de Antofagasta, Seremi de la Mujer y Equidad de Género de Antofagasta, Fundación Gaviotín Chico, Aguas Antofagasta, entre otras instituciones. Gracias a su apoyo, las niñas participantes disfrutaron de diversas charlas, talleres y actividades libres de residuos, marcando un hito en nuestra Asociación y en la región.

Experiencia en el Desierto

Sin duda, todo campamento en esta zona de nuestro país requiere de gran preparación pues, “es una experiencia extrema pero divertida. Si bien las temperaturas son variables, es algo que debemos vivir y disfrutar porque nos permite conectar con nosotros mismos y con la naturaleza en su máxima expresión. Y ni hablar del maravilloso espectáculo que nos brinda nuestro cielo estrellado”, concluye Alejandra Ramírez, guía del Grupo Intichigen.

72261641 2514889872078517 8508163444090863616 o min 1

EL PLOMO: “No volverá tu nombre desde el tiempo subterráneo”

El ‘Plomo’.

Santuario, panteón de cóndores y príncipes.

No volverá tu nombre andino desde el arrecife de la aurora humana del valle que riegas. ¿Habrá sonado como el chiflón de los dedos del cóndor cuando flota sobre la espuma de tu cabecera de hielo y roca?

¿o como el murmullo de las vertientes plateadas que horadan como venas abiertas tu ancho regazo de espolones de piedra?

¿o como el retumbar seco y resquebrajado del peñasco de laja que tumbando sortea el despeñadero?

¿o como la voz ahogada y susurrona del hermano domador de guanacos tutelares?

No volverá tu nombre desde el tiempo subterráneo.

Las líneas anteriores evocan algunos pasajes de “Alturas de Machu Pichu”, de Neruda, en su Canto General. Algunas frases son textuales y las expongo aquí para apoyarme en la fuerza elocuente de su voz cuando dice “no volverás”.


Afirmándome en sus sentencias, y a propósito del “Niño del Plomo” —también conocido como la momia del cerro El Plomo, que hace más de 500 años fue enterrado vivo en la cumbre a unos 5.400 metros de altura como ofrenda al dios inca Inti (sol) — una pregunta cae de cajón: ¿cuál fue el nombre original que le dieron quienes lo erigieron como Apu (guardián en quechua) del valle de Santiago?

Como los Incas no desarrollaron un sistema de escritura, no es posible saberlo. De ahí el “no volverás del tiempo subterráneo”. Por otro lado, los conquistadores españoles, que conservaron gran parte de la toponimia que había antes de su llegada al valle del Mapocho (Vitacura, Ñuñoa, Mapocho, Maipo, y un largo etc.), excepcionalmente no registraron el nombre incaico de este cerro, a pesar de que su existencia en la ciudad del valle del Mapocho se desenvolvió, en gran medida, ante la presencia sideral de este gran macizo andino.


Los incas tenían buenas razones y motivos para no ser muy entusiastas al respecto. Al pasar el dato a los allegados europeos, ponían en riesgo de usurpación y sacrilegio al lugar donde se encontraba su templo en altura y sus tesoros más sagrados.

Por supuesto, es posible hurgar en los archivos de los primeros años de conquista española, apostando por encontrar algún pasaje escrito que por accidente haya dejado impreso su nombre. Sin embargo, de acuerdo a diversas entrevistas que he realizado a los expertos del Museo de Historia Natural de Chile, se ha intentado dar con el nombre al menos durante los últimos 40 años, bajo diversas formas, estrategias y proyectos. Pero con ninguno de esos intentos se llegó a destino.

Por eso, quiero proponer aquí un par de “rutas” alternativas que tal vez nos acerquen al nombre original. Y en el peor de los casos, incluso con solo intentar alguna de estas vías, habremos ganado mayor conocimiento sobre la historia de esta gran escultura natural.


Una primera propuesta es investigar la estructura de los nombres en quechua que los incas le dieron a otras montañas sagradas, en otras latitudes. Existe un número grande de “Apus” que han preservado su nombre original hasta nuestros días, especialmente en Perú. A modo de ejemplo, si la toponimia incaica de las montañas sagradas evocara algún elemento de la morfología, podríamos conjeturar nombres plausibles a partir de la redondez y la blancura del Plomo. Alternativamente, si los nombres hubiesen tenido origen en leyendas, el ejercicio se volvería más arduo, pero no imposible. Habría, en ese caso, que recurrir a las fuentes escritas describiendo las costumbres e historias locales de los pueblos aborígenes de la cuenca del Mapocho, y las hay.

Otra vía de apertura hacia un mayor conocimiento, es explorar la hipótesis de que el nombre originario no haya sido incaico sino picunche, o perteneciente a las voces de algún pueblo originario anterior. El Llullaillaco, por ejemplo, que tiene en su cráter cimero el enterratorio incaico más alto del mundo (a 6.770 metros de altitud), viene de la voz aimara que significa ‘agua caliente’ (lloclla: caliente + yacu: agua). Una pregunta natural que emana de este último hecho es, si el nombre es reciente (en cuyo caso nos encontraríamos de nuevo ante una historia de desaparición del nombre original, semejante a la del Plomo) o anterior al período de conquista a los aimaras. En este caso, contaríamos con evidencia de que los incas habrían respetado y mantenido el nombre original de las montañas sagradas de los aimaras. Y ello sugeriría, por ejemplo, que la búsqueda del nombre originario de El Plomo podría partir por analizar la estructura toponímica de las montañas con el dialecto del pueblo Picunche o del Mapudungún, directamente. 

Y hay una pregunta incluso más simple y directa: ¿cuál es el primer registro escrito que incluye el nombre El Plomo? La invitación a participar de esta historia queda hecha a todos los que somos hijos o amantes del valle del cual El Plomo es el señor indiscutido. Al conocer más de él, sabremos más de nosotros mismos.

Paulo Cox

Paulo Cox @paulocox_andeshandbook es creador, fundador y actual presidente de la Sociedad Geográfica de Documentación Andina – Andeshandbook

Paulo Cox, julio 2019. @paulocox_andeshandbook  

paulocox_andeshandbook

 
300x300 outside
 
 

Banner