RELATOS DE MONTAÑA: CORDILLERA CHACABUCO

Practicar montañismo en solitario es una de las mayores expresiones de la capacidad humana. Y practicarlo en la Patagonia, con ese clima tan variable e impredecible, es llevar la capacidad física y mental al límite.

En la Patagonia debes tener un plan muy bien definido para aventurarte en la conquista de una montaña. Para mí es indispensable conocer distancias, pendientes, condiciones del terreno, seguimiento del clima, entre otras variables.

La Cordillera Chacabuco es una maravillosa cadena montañosa compuesta por hermosos glaciares colgantes que penden de sus imponentes cumbres, con lagunas de llamativos colores turquesas rodeadas por el fiordo Última Esperanza; además de una hermosa panorámica al Parque Nacional Torres del Paine. Para acceder a esta cordillera, debes desplazarte hacia la Villa Serrano la cual está ubicada a 72 km al norte de Puerto Natales por la ruta Y-290; y  se recomienda ir con algún guía de montaña que conozca el lugar.

Pues bien, dentro de mis metas este año estaba conquistar una cumbre innominada en la Cordillera Chacabuco; un cordón montañoso que se hizo mundialmente conocido por ser parte de la carrera “Ultra Fiord”, la cual trajo corredores de todo el orbe para participar y contemplar los hermosos fiordos, ríos y lagos que rodean a esta cordillera que finaliza en su lado más occidental junto al fiordo Última Esperanza.

Habiendo realizado algunos ascensos previos en esta cordillera, ya estaba relativamente familiarizado con la dificultad técnica que este ascenso implicaría. Pero los días previos al ascenso, habían caído muchas precipitaciones de nieve por lo cual ya se adelantaba un escenario complejo, sobretodo, en el área boscosa donde la nieve se acumula y hace del avance, algo tortuoso por momentos.

Así, una fría mañana de septiembre comencé muy temprano la travesía rumbo al campamento base (el cual había instalado días antes para practicar ski). El sendero comienza en la misma villa Serrano y poco a poco comienza a internarse en el bosque en el cual predominan las lengas, ñirres y coigues.

A medida que empecé a ganar altura, y luego de cruzar algunos riachuelos, el bosque cambió su fisonomía para cubrirse con un manto blanco por las recientes nevadas. En alrededor de 2 horas de ascenso, el silencio del bosque solo era interrumpido por el trinar de rayaditos y chincoles.

La sensación térmica fue bajando mientras me acercaba al límite del bosque, a unos 800 metros de altura, encontrándome muy cerca de mi campamento base, el cual contaba con una de las panorámicas más impresionantes del macizo.

Luego de dejar algunas provisiones guardadas, salí de inmediato para continuar por el sendero, bordeando una meseta que da paso a la cordillera Chacabuco. Luego de casi 5 horas de aproximación, llegué al punto donde me desvié del sendero para comenzar el ascenso propiamente tal. La nieve caída, ahora sería un aliado, pues se avanza mucho más rápido por nieve compacta que por acarreos.

En poco más de 2 horas de ascenso por pendientes sostenidas de 40 a 45 grados visualicé la cumbre, la que jamás había sido conquistada.

En los metros finales tuve que trepar una inclinada pared extremadamente vertical para alcanzar en medio de un día frío, pero completamente despejado, la anhelada cumbre, lugar donde pude contemplar desde el glaciar grey y Tyndall, hasta el Monte Balmaceda, en el Parque Nacional Bernardo O’Higgins. Sin duda, alucinante.

Luego de tamaña experiencia y feliz por la cumbre alcanzada, comencé el descenso con mucho cuidado hacia el campo base, donde pasaría un día más para poder practicar algo de ski en una meseta cercana a este.

Simplemente, una experiencia inolvidable, en silencio y de real encuentro con uno mismo, ideal para tomar consciencia sobre el fantástico mundo que habitamos y para descubrir, abiertamente, por qué lo habitamos.  

Cuadro:

El cordón de Chacabuco es una pequeña cadena montañosa ubicada en la zona central de Chile, que corre de manera transversal la Cordillera de los Andes y la Cordillera de la Costa. Este cordón cruza la Depresión Intermedia, separando el valle del Aconcagua del valle del Maipo, marcando el límite norte entre la V Región de Valparaíso y la Región Metropolitana de Santiago. La cuesta da nombre a la provincia de Chacabuco, una de las divisiones de la Región Metropolitana.

1 min 1

2 min 1

4 min 1

 
300x300 outside
 
 

Banner