Aventuras

Documental The Last Hill: la aventura de llegar a la cima en bicicleta

La producción de Patagonia retrata el desafío de un grupo de amigos que busca llegar a la cumbre de una de las montañas más altas de Estados Unidos luego de una travesía en bicicleta.

¿Alguna vez pensaste en cuál sería la aventura más alocada que podrías hacer? Tres amigos se hicieron esta pregunta y la respuesta fue impensada: una travesía en bicicleta hasta una de las cimas más elevadas de Estados Unidos para esquiarla. Pensar más allá de lo conocido fue lo que llevó a Nick Russell, Eric Pollard y Joel Oberly a iniciar un viaje sin igual que quedó plasmado en el documental The Last Hill, uno de los imperdibles de Patagonia en estos días que puedes ver en su sitio.

La producción invita a salir de los moldes para ser parte de una aventura que llevó a este grupo de amigos a pasar por parajes tan hermosos como adversos, en el que tuvieron que enfrentarse al sol extremo, las lluvias inesperadas y a vientos de más de 60 kilómetros por hora. Sin duda fue todo un reto que emprendieron para llegar al Monte Withney a más de 4.400 metros de altura en California con un único objetivo: esquiar desde la cima. Una locura para muchas personas, hasta la próxima aventura.

The Last Hill es parte de los documentales favoritos de Patagonia que ya puedes ver totalmente gratis a través de su sitio web y en el que encontrarás producciones nacionales e internacionales que a través de temáticas como la conservación de parques y la contaminación de la industria salmonera, entre otras,  hacen un llamado al cuidado del medio ambiente y nuestro planeta.

Ve el documental en el siguiente enlace: https://www.youtube.com/watch?v=PFBZ4P27h88&feature=emb_title

Revisa otros documentales de Patagonia: https://cl.patagonia.com/pages/nuestros-documentales-favoritos

Revive la hazaña de quienes desafiaron el cordón del Fitz Roy

El documental “A Line Across the Sky” cuenta cómo fue la travesía de una pareja de escaladores que llegaron hasta la Patagonia para hacer historia.

Escalar las cumbres del monte Fitz Roy es una hazaña única codiciada por muchos, pero que a ratos parece imposible. Esta fue la épica aventura que realizaron los escaladores Tommy Caldwell, embajador de Patagonia, y Alex Honnold, que quedó inmortalizada en el documental de Patagonia “A Line Across the Sky” que hoy revive para repasar nuevamente la travesía del Fitz Roy.

Este gran desafío vertical que ha alimentado los sueños de innumerables escaladores se extendió por 5 días, tiempo en que Caldwell y Honnold se enfrentaron a grandes montañas de hielo y roca y a las inclemencias meteorológicas, las mismas que han hecho renunciar a diversos montañistas. La creación de rutas y rapel fueron parte del día a día de los deportistas que cuentan cómo fue ser protagonistas de este recorrido.

Sin duda Caldwell y Honnold pasaron a la historia con una hazaña en plena Patagonia que muchos quisieron realizar, pero que solo algunos llegaron a intentar.

Trailer del documental: https://www.youtube.com/watch?v=m-mZ1PwT-gQ

Ve el documental en el enlace: https://www.youtube.com/watch?v=e-iHy0zpsuo

Conoce la Patagonia Chelenko Mountainbike Race y los panoramas que se vienen este 2020

Patagonia Chelenko Mountainbike race, una carrera de XCM que marca el inicio de la temporada deportiva 2020 en la Patagonia

Entre el 25 y el 26 de enero se vivirá, en Chile chico, la Patagonia Chelenko Mountainbike Race. Una carrera de estilo XCM por etapas patrocinada por la Agrupación Deportiva La Ruta de Jeinemi.

Esta competencia que se celebra anualmente, cuenta con categorías individuales y duplas, cuyos corredores recorrerán espectaculares senderos que pasan por el sector de Laguna Verde.

Las distancias a recorrer llegan hasta los 110 kilómetros aproximadamente en dos días de competencia y 38 km en un día para PACH XS. Para los competidores, tendrán la imponente postal del Lago General Carrera, también conocido como “Chelenko” en lengua Tehuelche, el lago más grande de Chile y segundo de Sudamérica.

Las distancias a recorrer serán 110 Km aproximadamente en dos días de competencia y 38 Km (PACH XS) de un día. Recorrerá caminos interiores de la comuna, conocidos mundialmente por su microclima, y tendrá la postal imponente del  Lago General Carrera o "Chelenko" en lengua Tehuelche, el lago más grande de Chile y segundo de Sudamérica, característico por sus dos colores. Para los participantes, habrá paseos en kayak en el Lago General Carrera (sujeto a condiciones climáticas).

En esta edición, donde los participantes podrán tener acceso a paseos en kayak en el Lago General Carrera, esto en caso de que el clima lo permita, participarán cerca de 145  bikers provenientes de ciudades de Chile y Argentina.

CATEGORÍAS

Categoría competitiva (110 Kms.)

Varones  Juvenil     16 a 18 años.

                Elite          19 a 29 años.

                Master A  30 a 39 años.

                Master B  40 a 49 años.

                Master C  50 a 59 años.

                Master D  60 años y más

Damas   Juvenil     16 a 18 años.

               Elite          19 a 29 años.

               Master A  30 a 39 años.

               Master B  40 a 49 años.

               Master C  50 años y más.

Duplas (110k): Mixtas como de varones

Categoría PACH XS (38 Kms.): Damas y varones para todo competidor

Esta carrera modelo XCM marca el inicio de los eventos deportivos en la región para el 2020, pero no es el único durante los primeros meses del año, es por eso que te presentamos algunos de los que se vienen, que surcan por distintas actividades:

La Ruta del Palena y Palena Río Abajo 29,30, 31 enero y 1 feb, navegación a remo desde La Junta a Raúl Marín Balmaceda.

Roc Fest, Cerro Castillo 20 al 23 de feb, Escalada, Cerro Castillo.

Furioso Trail, 8 feb, Trail Running, Mallín Grande-Chile Chico.

Campeonato MTB Enduro Bike Fest, 29 febrero al 1 de marzo en Pto. Bertrand.

Desafío Río Leones (Duatlón Trail Running y Mountain Bike), 1 de marzo, sector de Río Leones Chile Chico.

Encuentro de Kayak y Baker Fest, 14 marzo, Rafting, Pto. Bertrand.

Aventura San Lorenzo, abril, Trail Running, Cochrane.

FIREFLIES PATAGONIA: “POR QUIENES SUFREN, PEDALEAMOS”

Siete días, mil kilómetros de tierra indómita, caminos de grava y ceniza, ríos que parecieran dibujados al azar y que bloquean el paso con sus gélidas aguas. Definitivamente no querrías meterte ahí, las condiciones son adversas y el dolor puede ser insoportable; pero también lo es vivir con cáncer a la sangre.   

Hace aproximadamente 20 años atrás, la hija del famoso cineasta Ridley Scott- conocido por sus películas “Gladiador”, “Alien” y “Blade Runner”-, se enfermó de Leucemia. No había cura segura y la desesperación le comía la mente. “El cáncer es una mierda”, dijo un día y tomó su bicicleta, recorrió los Alpes pedaleando en busca de llamar la atención del mundo y generar conciencia. Lo logró y así nació Fireflies, el desafío donde cada pedaleada ayuda a recaudar fondos para financiar la investigación contra el cáncer en la sangre y que, en Chile, ayuda también a Fundación Vivir más feliz, la cual atiende a niños que padecen esta enfermedad.

Fireflies Patagonia Araucanía

En Chile, cerca de 500 niños son diagnosticados de cáncer al año, siendo la primera causa de muerte en menores entre 5 y 15 años. Si bien ha habido tremendos avances en esta materia, la lucha es larga, desgastante y sobre todo, incierta. Vivir con cáncer es una lucha día a día en la cual rendirse, es rendirse a la vida misma, y para simular dicha batalla, los riders no sabrán los retos diarios que enfrentarán durante Fireflies Patagonia Araucanía.

Así es como por tercer año consecutivo, el “raid solidario más difícil del mundo” congregará a 20 deportistas que darán la pelea contra todas las adversidades de la vida salvaje en los Andes Patagónicos, contra sus propios miedos, la fatiga, el cansancio y los dolores propios de esta cruzada. Y es que si bien ningún desafío en bicicleta se compara a la experiencia de vivir con esta enfermedad, según el director general de Fireflies Patagonia Araucanía, Leopoldo “Polo” Luisetti, “pedalear día a día con esperanza y fe, ayuda a entender un poco lo que niños y sus familias enfrentan al tratar con el cáncer”.

El motor de la cruzada: solidaridad y compañerismo.

Como los niños y sus familias, la lucha se dará en conjunto, harán de tripas corazón y no sólo se impulsarán ellos mismos, sino a también a sus compañeros, porque cuando un grupo humano se une, todos llegan a la final. Como quienes lo padece, serán la mano que levanta al compañero durante los tramos más duros, el hombro donde apoyar la cabeza tras 10 horas de pedaleo sin parar, el abrazo que sujeta al otro luego de que los baches del camino comiencen a hacer lo suyo en el cuerpo separando hueso de cartílago.

Lo que se viene este 2020

Hay varios factores a considerar en este desafío, pero quizás el más difícil es el clima. “¿Cómo estará el tiempo hoy?”, un patagón de tomo y lomo reiría, porque en la montaña el clima es igual todos los días; absolutamente impredecible. Y es que en la Patagonia el cambio de clima es tan dramático, que podrán llegar a experimentar las 4 estaciones del año en sólo 24 horas. En una odisea llena de incertidumbres, hay una sola certeza; lo único humanamente controlable, es la propia mente.

Pedalear sobre terrenos volcánicos, senderos de tierra repletos de baches, siendo observados por pumas, en unos Andes Patagónicos inexplorados repletos de paisajes tan salvajes que pareciera que el tiempo olvidó, muchas veces hará que sientan que sus cuerpos ceden, pero será la cabeza lo único capaz de levantarlos. Y es que la ruta considera ascender más de 24 mil metros verticales, algo así como tres veces el monte Everest, donde soltar la bicicleta y darse por vencidos, no es una opción. “Si los niños con cáncer no se dejan abatir, nosotros no dejaremos que estos 20 gladiadores lo hagan y para eso, serán acondicionados de la mejor forma posible”, explicó Juan Pablo Sitnisky, el representante de Cannondale en Chile, la marca que trajo el desafío a la Araucanía.

El recorrido terminará el domingo 15 de marzo con el tradicional ascenso a 3000msnm en Valle Nevado, donde esperan ser acompañados por todos quienes quieran llegar hasta arriba y gritar juntos y con fuerza: FUCK CANCER.

La aventura colombiana del Niño Volcán

Francisco Pino, también conocido como “El Niño Volcán” debido a su fascinación por correr volcanes, ha ganado importantes campeonatos de Trail Running con apenas cinco años practicando la disciplina, y hoy, espera correr por grandes aventuras como la que encontró en Manizales, Colombia.

 Francisco Pino (28), el Campeón Nacional de Trail Running y Campeón Sudamericano de Trail Running (2017), vive en Los Ángeles, Región del Biobío. Su vida siempre ha estado ligada al deporte. Practicó artes marciales y rugby, y el montañismo también era parte de sus actividades pero el Trail Running aún no formaba parte de su órbita. Hasta que, en una excursión con unos amigos al volcán, uno de estos le hizo una recomendación que terminó por cambiar el curso de su vida.

“En una ocasión, subiendo un volcán, a un amigo se le habían quedado algunas cosas que eran importantes. Habíamos avanzado bastante y les dije que me esperaran ahí. Bajé corriendo el volcán, y subí casi corriendo. Cuando llegué arriba, uno de ellos me dijo: ‘oye, ¿por qué no te inscribes en unas carreras de montaña que están saliendo en Chile y en Europa?, son bien buenas  y creo que serías bueno’. Llegando a mi casa busqué carreras de montaña y descubrí al español Kílian Jornet. Me enamoré de este deporte, me enamoré 100 por ciento, y dije: ‘esto es lo que tengo que hacer’. Al próximo día, fui a comprar equipo y ya estaba corriendo, entrenando”, recuerda Francisco. 

Desde ese momento decidió dedicarse al Trail. Comenzó a entrenar y a pasar muchas horas corriendo en volcanes con la idea de llegar bien al momento de competir.

“Mi primera competencia fue el K21 de Pucón, en el Volcán Villarrica, que fue de 21 kilómetros con 1500 positivo. Obtuve el primer lugar general. Luego pasaron dos semanas y fui a competir en La gran Travesía de los Valles, que era de 50 kilómetros. Mi segunda carrera fue un ultra y ahí también gané. Ese año participé en ocho carreras, gané siete y en una saqué el segundo lugar”, cuenta. 

Después del primer campeonato que ganó, Francisco se sintió eufórico. No sintió fatiga ni cansancio. Al día siguiente quiso seguir entrenando y subió un volcán. Sentía que era algo natural, que estaba hecho para esto. Quería ganar cosas importantes y este solo era el inicio. Al segundo año de práctica, apareció en su camino el primer Campeonato Nacional de Trail Running que se realizó en Chile, el cual, finalmente, también ganó. 

“Convertirme en el primer campeón nacional fue mucha alegría. Me sentía muy orgulloso de mí mismo porque entrené mucho para poder estar en óptimas condiciones. Y había algo dentro de mí que estaba seguro que iba a ganar esa carrera. Cuando ocurrió no lo creí, pero al pasar los días dije: ‘vaya, soy el primer campeón nacional’”, dice.

Dos meses después, vino un desafío aún mayor: el Campeonato Sudamericano de Montaña y Trail, en Villa La Angostura, Neuquén, Argentina. Y nuevamente terminó por consagrarse campeón, completando los 42 kilómetros en 3 horas, 31 minutos y 15 segundos.

“Es la experiencia deportiva más grande que he tenido en mi vida y lo conseguí gracias a todas las personas que pudieron ayudarme a estar ahí. Gracias a las marcas, a mi familia, a mi polola. Cuando supe que iba a ganar, cuando ya vi el arco, miles de momentos pasaron por mi cabeza. No lo creía”, comenta.

Para conseguir este tipo de logros, la preparación es fundamental. En lo psicológico, la presión frente a las nuevas competencias se eleva. Por eso, el apoyo de sus padres y  hermanos que estudiaron psicología, es importante. Sin embargo, para él, lo principal es la cantidad de tiempo que pueda pasar en la montaña. 

“Mi preparación física y psicológica es pasar muchas horas en la montaña. Si tengo una carrera de larga distancia, paso más horas. Si tengo una carrera de corta distancia, paso un poco menos de horas, pero más explosivas. No soy tan cuadrado. Tampoco lo llamo entrenamiento. Lo llamo ir a conocer un lugar, ir a una laguna, ir a una cresta, ir a hacer montaña. Hago mucho desnivel, entre 10.000 y 14.000 metros a la semana. Y entre 150 y 180 kilómetros semanales. También incorporo un día a la semana pista, y un día a la semana gimnasio”, explica.

Sin embargo, es su peculiar fijación por los volcanes la que hizo que se ganara el apodo de Niño Volcán. “Paso muchas horas en el volcán. Solo por estar. Durante una temporada de verano me fui a vivir al centro de ski de montaña Volcán Antuco. Todos los días subí el volcán, durante un mes. Estuve constantemente subiendo y bajando. Siempre estaba en el volcán”, recuerda.

Esta distinción hizo que lo llamaran a participar del Festival de la Montaña de Manizales, una carrera de Trail Running que se realiza en el Volcán Nevado del Ruiz, en Colombia. Francisco se sumó a los casi 700 que desafiaron las distancias: 5,12 kilómetros, 21 y 42k, apuntándose dentro de esta última categoría.

“Ha sido una de las experiencias más bonitas que he tenido, nunca había tenido la posibilidad de correr en Colombia. Pude llegar a Manizales, conocer los nevados del Ruiz, conocer la cultura, a la gente, al corredor colombiano, todos apoyándose, muy cariñosos, muy de piel”, cuenta Francisco.

Pero la calidez de su gente y la belleza de los paisajes contrastaron con la rudeza de la prueba y la altitud le jugó una mala pasada al Niño Volcán. “El desafío se realizó a 3.800 y 4700 metros y era mi primera carrera en altura. Creo que me faltó aclimatarme un poco, pero pude completar el kilómetro vertical. Terminé sexto”, comenta.

Si bien, la altura era un tema que tenía pensado, no dimensionó su real impacto y durante la carrera comenzó a sentirse cada vez más afectado, lo que produjo que avanzara a grandes pasos, pero sin poder correr. “Me sentía algo mareado, con dolor de cabeza, muchas palpitaciones, no podía respirar bien. Pero podía seguir avanzando, sostenido, hasta que llegaba a las partes más altas. Ahí era mucho más difícil poder seguir”, dice.

“En el kilómetro 17 o 18 me revisó un doctor y me dijo que no podía continuar porque tenía principio de edema pulmonar y tenía mal de altura, palpitaciones en la cabeza y un poco de hipoxia. Me dio soroche, como le llaman”, agrega.

Pese a que tuvo que retirarse, no se arrepiente de la decisión. Sabe que los próximos desafíos no faltarán. Por lo demás, su recuperación fue rápida y pudo volver a correr en sus tan queridos volcanes.

“Creo que fue lo correcto. Siempre escucho mi cuerpo. Cuando no reacciona bien o no me siento cómodo, pienso que siempre hay otra oportunidad para correr. Lo tomé de la mejor forma. Creo que gracias a eso, hoy puedo seguir corriendo”, reflexiona.

De todos modos, las aventuras del Niño Volcán por tierras cafeteras aún no acaban y hoy, espera volver y terminar la carrera que tuvo que abandonar. “Me encantaría volver a correr allá, porque el entorno, el lugar, las personas, son increíbles. En Chile tenemos muchas montañas en altura y creo que tendría que irme una temporada a practicar allá, estar en altura y prepararme”, concluye.

PA 2019 1594 min 1

PA 2019 3765 min 1

PA 2019 1608 min 1

PA 2019 3827 min 1

 

 
300x300 outside
 
 

Banner